Windows 11 acaba de salir y ya tiene problemas: no lo instales todavía si tu ordenador utiliza procesadores AMD

Windows 11 ya está disponible en forma de actualización completamente gratuita si tienes Win 10.

Si tienes ganas de probar sus novedades, pero tu ordenador utiliza un procesador AMD Ryzen, entonces quizás te conviene esperar un poquito antes de dar el paso: AMD informa que sus chips están teniendo problemas de compatibilidad con el nuevo Sistema Operativo de Microsoft.

En concreto, se han detectado bajadas del rendimiento de hasta un 15% en ordenadores con procesadores AMD Ryzen que tienen Windows 11 ya instalado.

AMD ha publicado un artículo en donde detalla los problemas y además avisa de sus procesadores potencialmente afectados, entre ellos los pertenecientes a las series Ryzen 3, 3 Pro, 5, 5 Pro, 7, 7 Pro, Ryzen 9, Ryzen 9 Pro, Ryzen 9 Threadripper o Epyc. En total, hay más de 100 procesadores afectados. Es posible que otros procesadores que no hayan sido probados aun por AMD también tengan problemas.



La buena noticia es que tanto AMD como Microsoft han encontrado los 2 problemas principales.

El primer incidente es que Windows 11 parece provocar que la latencia del caché L3 se triplique. El L3 forma parte de la memoria caché del procesador; esta sirve de apoyo y permite, a grandes rasgos, que el ordenador pueda trabajar a velocidades elevadas. 

Como la latencia (o demora) del caché L3 es más grande de lo normal, el procesador funciona más lento de lo habitual. En concreto AMD ha detectado que va entre un 3-5% peor en muchas aplicaciones. La situación es más crítica cuando se ejecutan videojuegos; el rendimiento puede bajar en un 10-15%. Esta disminución puede afectar gravemente partidas en donde la rapidez es clave para ganar.

En segundo lugar, Windows 11 está teniendo problemas con la tecnología núcleo preferido de AMD. Este sistema traslada ciertos procesos al núcleo más rápido del procesador, para optimizar el rendimiento del ordenador.

AMD alerta que los usuarios de Windows 11 sufrirán precisamente problemas de rendimiento en tareas que requieran mucha dedicación de la CPU, debido a que el nuevo SO operativo no es del todo compatible con el mencionado sistema de priorización. La situación se agrava con procesadores que tengan 8 núcleos de unos 65 W TPD.

Tanto AMD como Microsoft han confirmado que están «investigando activamente para resolver estos problemas conocidos a través de actualizaciones del software». Las 2 compañías prometen que los parches previstos para finales de octubre intentarán eliminar estos errores.

Microsoft considera que la latencia de la caché L3 es más crítica que la del núcleo preferido, así que la primera actualización se encargará de ese problema.

Por desgracia, en el momento de la redacción de esta noticia no existe una solución casera o un apaño temporal. Si has instalado Windows 11 y tienes estos problemas mencionados, AMD te recomienda que regreses a Win 10 a la espera de las actualizaciones.

Y si tienes AMD, pero aún no has dado el paso a Win 11, es mejor que sigas usando Windows 10 por si las moscas, al menos hasta que se notifique que todo está arreglado.

En cuanto a la competencia, los procesadores Intel, por ahora no se ha producido ninguna queja al respecto. Si eres asiduo de esa marca, deberías poder actualizar a Windows 11 sin inconvenientes.

Daniel Cáceres
Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *