¿Tu PC con Windows 10 está al borde del colapso? Recurre a esta función: la instalación limpia

Una instalación limpia de Windows 10 es un proceso que formatea y reinstala desde cero tu Sistema Operativo.

Este proceso es especialmente útil en 2 casos. Para empezar, es recomendable realizarlo si te acabas de comprar un nuevo ordenador con Windows 10 instalado e incluye una serie de programas y configuraciones que no quieres.

En segundo lugar, se recomienda hacer una instalación limpia de Windows 10 si, después de años usando este Sistema Operativo, se han acumulado tantos errores, archivos obsoletos y drivers por actualizar que tu ordenador va muy lento, se cuelga cada 2 por 3… Llegados a este punto, reiniciar Win 10 puede ser la mejor opción (a veces hasta la única).

Luego existen otras ocasiones menores en donde te merece la pena hacer una instalación limpia. Por ejemplo, si vas a regalar o vender tu ordenador: antes de entregarlo, formatear tu SO con este proceso te garantizará que nadie pueda acceder a tus archivos personales.

Que no te dé miedo este proceso porque sus 2 métodos existentes son muy sencillos de realizar. Eso sí: antes de seguir, haz una copia de seguridad de tus archivos más importantes por si acaso.



Cómo hacer una instalación limpia desde el propio Windows 10

Tu propio Sistema Operativo cuenta con una opción para formatearlo y reinstalarlo desde cero.

Ve a Configuración – Actualización y seguridad – Recuperación. Verás una opción que se llama Restablecer este PC. Al dar en Comenzar iniciarás todo este proceso.

Cuando hagas clic en Comenzar, el SO dejará elegir 2 opciones: o mantener tus archivos personales o bien eliminarlo todo, incluyendo tus datos personales.

Si quieres realizar una instalación limpia completa, debes escoger Quitar todo. Antes de seguir con el proceso, asegúrate de tener una copia de seguridad de tus archivos más importantes.

A continuación se te preguntará si quieres solo eliminar todo el contenido de la unidad con Windows o bien quieres limpiar todas las unidades. Esto queda a tu elección. Pero si tienes un disco duro secundario donde guardas archivos como fotos, documentos… entonces te conviene mantenerlo intacto. En ese caso selecciona Solo la unidad donde está instalado Windows.

Finalmente, se te preguntará cómo quieres limpiar y reinstalar Windows 10: o solo quitar los archivos (la opción más rápida) o además limpiar la unidad (la más completa pero la más lenta).

Lo ideal es que elijas la segunda, Quitar archivos y limpiar la unidad. Sobre todo escógela si vas a regalar tu PC a alguien y quieres evitar que accedan a tus datos más importantes.

Cómo descargar una instalación limpia de Windows 10 con la herramienta de creación de medios

Si tienes una versión diferente de Windows (por ejemplo, Win 11), no podrás hacer una instalación limpia de Win 10 desde tu ordenador. Deberás descargar la herramienta de creación de medios.

Ve a este enlace y dirígete a la sección ¿Estás deseando instalar Windows 10 en tu PC? Tendrás que hacer clic en Descargar ahora la herramienta para bajártela.

Ten en cuenta lo que te avisa esta sección: solo podrás instalar Windows 10 con esta herramienta si has comprado previamente la licencia correspondiente.

Una vez te has descargado el ejecutable, haz clic en él para iniciarlo. Espera unos instantes a que el archivo acabe de prepararse.

Tras aceptar los términos, te preguntará qué quieres hacer. Elige la segunda opción: Crear medios de instalación (unidad flash USB, DVD o archivo ISO) para otro PC y clic en Siguiente.

Es posible que antes de descargar Windows 10 se te pida seleccionar idioma, arquitectura y edición. Si careces de esa información, deja marcada la opción Usa las opciones recomendadas para este equipo para que el instalador elija por ti y dale a Siguiente.

Se te pedirá qué medio usar. Lo normal es que quieras tener tu versión limpia de Win 10 instalada dentro de un pen. Así que elige la opción Unidad flash USB y dale a Siguiente. Elige tu USB y dale a Finalizar para que una copia limpia de Windows 10 se descargue allí. Tardará un ratito.

Atención: si el programa detecta que es tu primera vez con Windows, se te pedirá que incluyas la clave de una licencia. Si careces de una, deberás comprarla antes de seguir.

Una vez haya terminado este proceso, abre tu pen y ejecuta el archivo setup.exe para empezar la instalación limpia de Windows 10.

El instalador te preguntará qué quieres conservar.

La primera opción te permite conservar programas y archivos personales. La segunda solo te permite conservar los archivos personales.

Si quieres hacer una instalación realmente limpia, selecciona la tercera opciónNada. Lo eliminará absolutamente todo.

Tras unos momentos en donde el instalador recalibrará lo que tiene que hacer, te saldrá un aviso de que todo está preparado. Una vez hagas clic en Instalar no habrá marcha atrás. Busca alguna tarea secundaria por hacer porque este proceso llevará su tiempo.

La buena noticia es que, al terminar, tendrás un PC con un Windows 10 limpio y libre de errores y problemas raros.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.