¿Qué diferencia hay entre firma electrónica y firma digital?

Hace un par de décadas la mayor parte del papeleo se hacía a través de documentos físicos Hoy, inmersos en plena transformación digital, hemos pasado del papel al digital. Mediante la red es posible presentar facturas, realizar toda clase de trámites burocráticos, inscripciones educativas y formalismos administrativos o hacer la declaración de la Renta, entre muchas otras.

Para atestiguar la identidad online de una persona en Internet y poder completar procesos aparecen nuevas modalidades como la firma electrónica, la firma digital o el certificado electrónico, términos que muchas personas confunden.

Dichos conceptos no son iguales, aunque todos ellos son seguros, cómodos y fáciles para realizar gestiones, transacciones y operaciones vía online. Este artículo recoge sus distinciones en el caso español.

Cabe recordar que los conceptos de firma electrónica, firma digital o certificado electrónico pueden ser diferentes según las leyes y procedimientos del país o región en la que te encuentres.

Firma electrónica

Abarca el “conjunto de datos en forma electrónica, consignados junto a otros o asociados con ellos, que pueden ser utilizados como medios de identificación del firmante”, según la Ley 59/2003.

La firma electrónica es un concepto jurídico y un método para identificarse equivalente a tu firma manuscrita. Se sustenta de soportes diversos como un lápiz electrónico o una firma digital.

Cuando haces una firma electrónica verificas tu identidad como persona física a la hora de completar una acción o procedimiento por un medio electrónico. Queda tras ejecutarla un registro de la fecha y hora a la que fue realizada.

De este modo, puede afirmarse que firma electrónica es un cajón más amplio y genérico que el de firma digital.

Firma digital

La firma digital identifica a la persona que emite un mensaje y certifica que un documento no ha sido modificado en relación del original. Al igual que una firma física, se trata del conjunto de caracteres añadidos al final de un mensaje o documento para dar fe, mostrar validez o aceptar un contrato.

Esta firma implica necesariamente la existencia de un certificado oficial emitido por un organismo o institución, responsable de validar la firma y la identidad de la persona que la emite.

La firma se ampara en los sistemas de criptografía de clave pública (PKI – Public Key Infrastructure).



Certificado electrónico o digital

En este caso, se trata de un fichero informático mediante el que una persona física o jurídica se identifica online para llevar a cabo diversos trámites. 

El documento es autenticada por un tercero o autoridad certificador a través de la aplicación automática de un algoritmo matemático que asocia la identidad al mensaje o documento. El ejemplo de certificado electrónico o digital más usado y corriente en nuestro país se trata del DNI electrónico.

Firma digitalizada

Nunca debe confundirse con la firma digital, sino que este concepto alude a la representación gráfica de la firma manuscrita obtenida mediante un escáner o fotografía. Si firmas en un papel y la escaneas, es el resultado que obtienes.

En origen esta fue popularizada por los expertos de marketing suele insertarse en documentos, emails o incluso en bots de Facebook Messenger.

No obstante, no es válida para otra clase de trámites. Sin ir más lejos, para las gestiones con el fisco o ante las Administraciones Públicas es la firma digital, y no la digitalizada, la que se usa.

Diferencia más relevante entre firma electrónica y digital

La firma electrónica tiene un carácter más indefinido, ya que simplemente alude a una firma a través de medios de carácter electrónico, pero no siempre cuenta con validez legal. Un ejemplo sería un PDF firmado por su autor, que sirve para identificarlo, pero que carece de seguridad de autenticación y amparo legal.

Por su parte, la firma digital es la firma electrónica certificada y basada en la mencionada criptografía basada en clave pública. Cumple con la normativa jurídica vigente, evita la suplantación de identidad y permite la autenticación e identificación en toda clase de operaciones administrativas, burocráticas o fiscales.

Andrea Núñez-Torrón Stock
Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *