Por qué las VPN se están convirtiendo en la herramienta perfecta para navegar sin límites y con máxima seguridad

VPN. Las siglas de Virtual Private Network o Red Virtual Privada. Una solución que se está extendiendo, en pleno siglo XXI, tanto por hogares como por oficinas. En un mundo en el que el trabajo desde casa va creciendo, en el que las fronteras digitales se van eliminando y en el que, cada día, más y más personas se conectan a internet, esta solución digital está ganando terreno a pasos agigantados.

No sorprende si se tienen claras sus bondades, aunque es posible que no las tengas del todo. A priori, ¿qué puede ofrecerme una red virtual privada que no pueda darme una red real? Esa pregunta tiene muchas respuestas, y te las vamos a dar aquí.

Las ventajas de usar una conexión por VPN

Cada vez más empresas y particulares están optando por esta solución a la hora de conectarse. Sea una VPN para Windows o incluso una VPN para Linux, esta solución, que simula una conexión en otro país o en otra localización a través de una especie de «puenteo» entre servidores, no solo está consiguiendo ofrecer una mayor seguridad a los usuarios, también está facilitando el acceso a contenidos que, por cuestiones regionales, podrían estar bloqueados en diferentes países.

El principal atractivo del uso de esta tecnología radica en su capacidad para ofrecer una navegación totalmente privada y anónima. Dado que lleva al usuario a conectarse como si estuviera en otro lugar, enmascara todos sus datos para que ni páginas webs ni terceros puedan acceder a información que, generalmente, se recogería a través de cookies y otros elementos en portales online. Garantiza que todo lo que haces quede sin rastreo y, por lo tanto, no se pueda acceder a información real sobre ti, salvo que la ofrezcas directamente.

Por otro lado, otro de sus aspectos y usos más importantes es que es la solución perfecta para evitar bloques regionales o geobloqueos, como también se les conoce. Se puede poner como ejemplo el contenido en vídeo de alguna cadena de televisión que, por cuestiones de licencias o derechos, sea inaccesible desde un país determinado. Con una VPN se puede sortear esta restricción. Incluso, para algunas empresas, puede ser la manera perfecta de acceder a determinados datos sobre distintos mercados que puedan serle de utilidad.

Por otro lado, y esto ya mira mucho más en dirección al ámbito profesional, una VPN refuerza por completo la seguridad de la conexión a internet. Ahora, que el teletrabajo se está convirtiendo en la realidad de muchos negocios, a través de esta conexión se consigue un mayor cifrado que permite no solo acceder a servidores del negocio de forma segura, sino también usar determinadas herramientas que antes requerían la presencia obligatoria del trabajador en la oficina. Y es que, también puede simular una conexión a kilómetros de distancia o a través de servidores propios.



La otra cara de la moneda: las (pocas) desventajas

Aunque sea un sistema que está ganando mucha fuerza por las ventajas que pone sobre la mesa, y más en una actualidad totalmente digitalizada e informatizada, tampoco hay que pasar por alto que la solución de las VPN cuenta con ciertas limitaciones. Hay algunas desventajas a la hora de usar esta tecnología y, aunque no son muchas, tampoco se deben ignorar. A fin de cuentas, conocer lo bueno y lo malo de cualquier herramienta es esencial a la hora de establecer una estrategia de acción en un negocio.

Las principales desventajas de las conexiones vía VPN radican, principalmente, en la velocidad de conexión. Muchas veces, al tener que conectar a servidores externos y a los que recurren también otras muchas personas, es posible que la velocidad de navegación se vea reducida. El problema aquí es que la reducción puede ser o enorme o muy pequeña. Todo depende, realmente, del servicio contratado y de las condiciones que este imponga. Asimismo, la distancia respecto a los servidores puede aumentar la latencia considerablemente.

Por otro lado, cabe destacar que no todos los dispositivos que se pueden usar en un negocio actualmente son compatibles con VPN a nivel nativo. Aunque es cierto que cada vez hay más soluciones para integrar el uso de esta tecnología, en muchas ocasiones hay que buscar soluciones de terceros para poder sortear esta limitaciones y configurar una conexión por VPN. A nivel particular es donde más se acentúa este problema. A nivel profesional, es raro no encontrar con algún remedio para facilitar la conexión.

Realmente, las desventajas de las VPN acaban justo aquí. Como decíamos antes, no son muchos los problemas que antepone esta tecnología, sobre todo si comparamos con las facilidades que brinda. No obstante, es importante mirar las dos caras de la moneda para tener muy claro qué se puede esperar de esta solución porque, por mucho que se esté masificando, también hay demasiada desinformación a su alrededor. Y, como has podido comprobar, realmente no es tan compleja.

Vía: Muy Pymes

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *