Los prejuicios te impiden aprender

Hoy queremos compartir contigo una forma de ver el mundo que puede cambiar por completo tu vida… ¿Por qué los prejuicios te impiden aprender? Te lo contamos.

En la Naturaleza, que es inteligencia en estado puro, no existe el concepto de basura: todo cuando existe en la naturaleza tiene un sentido y cumple con una razón de ser. Nada se desaprovecha, todo tiene su función.

Desafortunadamente vivimos en una sociedad totalmente desnaturalizada donde prima el consumismo, el usar y tirar, y esto del aprovechamiento suena revolucionario. Sin embargo, antes o después acabará por imponerse.

Al fin y al cabo, la basura no es más que recursos desaprovechados. Hay un dicho británico que lo expresa claramente: “la basura de un hombre es el tesoro de otro hombre”. Es decir, donde una persona no puede ver sino desechos, otra será capaz de ver una joya.

Nosotros te proponemos afrontar la vida con esta actitud: entender que no existe la basura, que todo es aprovechable y que incluso a aquellas situaciones o personas que a priori te puedan generar desagrado, rechazo o incomprensión, las analices bajo la siguiente pregunta: ¿Qué puedo yo aprender de todo esto?



Adoptar esta actitud te permite convertir cualquier situación en una oportunidad de aprendizaje y eso marca toda la diferencia porque convierte la vida en un campo de aprendizaje y a ti en un alumno.

Y, además, al hacerte esta pregunta te quitarás un hábito absolutamente contraproducente como es el de juzgar. Hay un proverbio que dice: “si lo quieres ver, míralo, porque en cuanto lo juzgues, ya se te ha escapado”. En lugar de juzgar, pregúntate qué puedes aprender de cada encuentro, problema o situación y notarás cómo tu calidad de vida se incrementa significativamente.

Hay otro hábito negativo que debes combatir: intentar convencer siempre a los demás. No estamos en contra del debate y del diálogo, pero si en contra de la discusión sin fundamento.

Trata de escuchar. Pregunta por lo que no entiendas y anota lo que te interese. Si te preguntas qué puedes aprender de una situación y aún así piensas que no te interesa en absoluto, despídete de manera educada y busca otra más interesante.

¡Gracias por leer el post y compartirlo!

Y recuerda: siempre hay algo que aprender. Ante cada situación pregúntate: ¿qué puedo aprender yo de esto?

El Equipo de Instituto Pensamiento Positivo

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *