Los 7 pasos más simples y efectivos para limpiar tu portátil sin estropearlo

¿Podrías vivir hoy en día sin tu ordenador portátilSeguro que no. Este dispositivo se ha convertido en la herramienta ideal para trabajar, para mantener tus proyectos personales, llevar las cuentas de casa, disfrutar con videojuegos

Y aun así, pese a lo útil que es, seguro que limpias muy poco a tu ordenador portátil. No lo niegues. Ve a echarle un vistazo. ¿Tiene polvo su tapa? ¿Hay restos de cosas de las que mejor no hablar en su teclado?

No pasa nada. Es raro ver un portátil realmente limpio. En parte porque es un dispositivo tan delicado que da algo de reparo lavarlo. No sea que lo hagas mal, se cuele algo de líquido dentro y estropee algún circuito electrónico importante.

No obstante, cuanto más tiempo dejes entre lavado y lavado, más te costará dejar el portátil como nuevo y más posibilidades habrá de que la suciedad llegue al peligroso punto de no retorno.

Así que este artículo te va a quitar todas las excusas posibles. Se puede lavar el portátil sin dañarlo y no necesitas mucha parafernalia complicada. Sigue estos pasos y todo irá bien.



1. Reúne todo el material necesario

No necesitas gran cosa para limpiar tu portátil, pero es importante al menos repasar que lo tienes todo antes de ponerte al lío.

Comprueba que tienes un limpiador de aire comprimido, cepillos de dientes pequeños, muchos paños de microfibra (los de las gafas van geniales), un líquido que te ayude a limpiar (agua / alcohol / jabón) y una papelera a mano. Ah, y ten vinagre blanco cerca por si necesitas usar el paso final de esta guía.

2. Cómo limpiar el interior

Es muy tentador empezar el proceso de limpieza del portátil repasando el teclado o el pad táctil. Al fin y al cabo son los elementos que más están a la vista. No obstante, se recomienda usar primero tu limpiador de aire comprimido para sacar la suciedad que se ha colado por las aberturas y ranuras del portátil.

Si empiezas limpiando el portátil y luego decides sacar la suciedad del interior, dicha suciedad irá a parar a las superficies externas que acabas de lavar. No es muy productivo o eficiente.

Así que apaga el portátil, desenchúfalo de la corriente, saca la batería (si puedes) y empieza a realizar pasadas con el aire comprimido por cualquier abertura o rincón: entre las teclas, el conducto de la ventilación, los puertos USB…

Es importante que las pasadas sean breves para evitar que una larga exposición de aire comprimido cause humedad que se acumule dentro del portátil y provoque daños internos difíciles o caros de reparar.

En teoría no es necesario abrir el portátil para realizar este paso. Pero si ves mucho polvo acumulado en la ventilación, significa que debe de haber mucho más ahí dentro. Si te da miedo abrir el portátil por tu cuenta, llévalo a algún servicio de reparación para que le echen una ojeada.

Un buen truco para rematar la faena es repasar las zonas limpiadas con un cepillo de dientes pequeño o interdental; te ayudará a recoger esas motas de polvo que no se quieren ir ni a la de 3.

3. Cómo limpiar y desinfectar el teclado

El teclado: el gran objetivo de toda limpieza de portátil. Es lógico que tenga mucha suciedad y mugre: es la parte que más utilizas y que más entra en contacto con tus dedos.

Antes de nada, sacude el portátil abierto encima de una papelera para que caiga toda la suciedad tan suelta o abundante que solo necesitaba esa ayudita para desprenderse del teclado. Ya queda menos.

Que el teclado tenga mucha suciedad no significa automáticamente que haya que ser muy basto con la limpieza. Utiliza un paño de microfibra levemente mojado en tu producto de limpieza preferido (o con alcohol). Atención a ese levemente. No uses demasiado líquido porque se puede colar de alguna forma dentro del portátil o acumularse bajo las teclas.

A continuación, presiona con mucha delicadeza la parte húmeda del paño con una sola tecla. La presión debe ser la mínima posible. Luego, mueve en círculos el paño usando un solo dedo de guía. Cuando la tecla esté limpia, pasa a la siguiente o aprovecha para limpiar con cuidado los espacios entre tecla y tecla.

Vigila bien el paño mientras realizas este proceso. Si se seca, vuelve a mojarlo un poquito y sigue limpiando.

Cuando acabes, usa un paño nuevo y sin mojar para secarlo todo.

4. Cómo limpiar el chasis y el pad táctil

Ahora que el teclado ha quedado impecable, llega el momento de repasar todo lo demás. En esta ocasión, moja una parte más grande del paño (sin que acaben cayendo gotas) y empieza por el pad táctil y la zona en la que sueles apoyar la muñeca. Luego repasa los bordes de la pantalla y el resto del chasis del portátil.

Todavía no limpies la pantalla en sí porque eso requerirá de atención especial.

Al igual que con las teclas, te irán genial los movimientos circulares y solo presionar lo mínimo. Nada de fuerza.

Cuando acabes, si han quedado manchas que no se quieren ir, aplica una pequeña cantidad de jabón de manos diluida directamente a las manchas y espera unos minutos. Luego, repasa esa zona con el paño mojado levemente solo con agua.

Como antes, usa otro paño sin usar para secar.

5. Cómo limpiar la pantalla

La pantalla es una parte delicada del portátil que quiere incluso más suavidad que antes.

Primero, intenta limpiarla con un paño seco. Los que te vienen para limpiarte las gafas suelen ir muy bien en portátil. Puede que descubras que, si tu dispositivo no está muy sucio, con solo esto ya te vale.

En el caso de que necesites algo más elaborado, sigue estos pasos siempre siendo lo más cuidadoso posible.

Moja una sección inutilizada del paño, o usa uno nuevo, solo con agua y empieza a limpiar con cuidado la pantalla empezando por sus bordes y yendo poco a poco hacia adentro. Así evitarás que la suciedad se aglutine en los biseles.

Es sumamente importante que sujetes bien la tapa del portátil con la otra mano para que el dispositivo no se tambalee. En cuanto a la presión, puede ser hasta más mínima que la ejercida antes, pues lo importante es que guíes el paño, dejar que la tela haga todo el trabajo.

Al acabar este repaso, si te encuentras con manchas que no se han ido a la primera, aplica un poco de jabón diluido en el paño o incluso tu productor limpiador de pantallas habitual. Repasa con un paño solo con agua para quitar luego el jabón o el líquido en cuestión.

Solo ten en cuenta esto: nunca eches directamente líquido en la pantalla; hazlo siempre con el apoyo del paño. De lo contrario es posible que algunas gotitas se te cuelen por los biseles, se desplacen hacia la parte electrónica del portátil y ocasionen un desaguisado.

Si buscas en Google, Dell, Lenovo y otras marcas de ordenadores portátiles suelen dar recomendaciones para limpiar las pantallas de sus modelos más modernos.

6. Cómo eliminar el mal olor

Si has tardado mucho tiempo en lavar el portátil, o si fumas a menudo mientras lo utilizas, es posible que haya quedado un olor desagradable. Por suerte, existe un truco muy sencillo para eliminar este aroma: arena para gatos.

Sí, sí. Arena para gatos. Este tipo de arena lleva carbón activo entre sus componentes para eliminar el fuerte olor que dejan los gatetes. El carbón es uno de los mejores desodorantes naturales que existen.

Así que deja el portátil bien cerrado dentro de una caja o en cualquier otro recipiente junto con un vaso lleno de arena para gatos durante 24-48 horas. En general cuanto más tiempo dejes el dispositivo al lado de la arena, mucho mejor.

Si el olor persiste, eso se debe a que la suciedad se ha metido dentro del portátil. Como se ha mencionado antes, si te atreves, abre el portátil y lava su interior con propanol. Y si no, mándalo a reparar.

7. Cómo eliminar manchas imposibles

Si en algún momento del proceso de limpiar el portátil hay manchas que no se van ni con lo recomendado en cada sección, toma nota de esta fórmula ganadora: aplica 50% de agua y 50% de vinagre blanco. De nuevo, moja un poco un paño de microfibra y presiona levemente la zona afectada.

Muchos de estos consejos también te servirán para limpiar tu ordenador de sobremesa. Así que, ya que estás, ¡ponte manos a la obra!

Daniel Cáceres
Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *