Las NFT son la fase inicial de una red social que no depende de los anuncios para unir comunidades, según el cofundador de Solana, Anatoly Yakovenko

Puede que los tokens no fungibles estén ahora de moda, pero en realidad son los primeros cimientos de las redes sociales del futuro, según el cofundador de Solana, Anatoly Yakovenko.

Los NFT suelen venderse como parte de una colección, o forman parte de una plataforma de juegos para jugar y ganar, poniendo en contacto a propietarios de todo el mundo. El sentido de comunidad se crea desde el principio y no requiere ninguna participación externa.

«Creo que estos son los primeros pasos de verdaderas redes sociales en la web que no dependen de los anuncios para su monetización, que no dependen de Google o Facebook para funcionar», ha dicho Yakovenko a Business Insider en una entrevista reciente.

«Son puramente estas comunidades digitales que pueden monetizarse/automonetizarse a partir de su propio contenido sin necesidad de ninguno de estos mercados externos de veneno», ha concretado. Yakovenko lleva mucho tiempo criticando algunas de las estrategias de publicidad y privacidad de datos de grandes plataformas sociales como Facebook o Google.



El revuelo en torno al metaverso, una realidad virtual en la que se pueden comprar terrenos, casas y artículos de lujo que se pagan en criptodivisas, ha contribuido a que las NFT sean los activos digitales con mejor rendimiento de noviembre.

Solo en la última semana se han vendido 275,5 millones de dólares en NFT, según los datos de Non Fungible, gracias en parte a los avatares de estrellas del rock que se reúnen en Decentraland o Sandbox con los de gente corriente, así como a las ventas de arte digital de las colecciones de NFT de Bored Ape Yacht Club y CryptoPunks. Las NFT basadas en la comunidad también suelen ofrecer ventajas a sus miembros.

La blockchain Solana es un rival más pequeño de la red Ethereum. También puede albergar aplicaciones financieras descentralizadas, como contratos inteligentes, así como ejecutar NFT, que son fichas digitales únicas que representan una pieza de contenido del mundo real, como obras de arte, música o vídeo. A diferencia de las criptomonedas, no pueden cambiarse por otras iguales, lo que las convierte en una especie de objeto digital de coleccionista.

Chainalysis, una plataforma de análisis de blockchain, afirma que el éxito de las NFT es el resultado del «crecimiento de la comunidad y del boca a boca». 

No cabe duda de que atraen a comunidades como la de los fans de los famosos. La banda de ídolos K-pop BTS, la estrella del pop Katy Perry y las casas de moda Burberry y Louis Vuitton son algunos de los nombres que se han sumergido en el espacio NFT. TikTok, una plataforma de redes sociales para compartir vídeos, lanzó su propia colección de NFT en octubre. Snoop Dog tiene incluso su propio metaverso, llamado Snoopverse, y un fanático pagó 450.000 dólares por una parcela virtual para ser vecino del rapero.

A pesar de todo el brillo y el glamour que rodea a las NFT, son principalmente algo que posee la gente de a pie. El 80% de todas las transferencias de NFT entre enero y octubre de este año correspondieron a personas que gastaron menos de 10.000 dólares por transacción.

«Me emociona mucho ver cómo una comunidad de NFT pasa de 10.000 personas a 100.000 y luego a un millón y luego a 100 millones: es increíble, ¿verdad?», ha comentado Yakovenko.

 «¿Qué aspecto tiene cuando hay 100 millones de personas que están todas dentro de la misma comunidad que es impulsada por este contenido digital?», ha finalizado.

Camomile ShumbaBusiness Insider
Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *