Formacion

Estudiar a los 40

Déjanos adivinar…

Tienes 40 años (o más) y has decidido volver a estudiar por una de estas razones:

  1. Llevas un tiempo desempleado y buscas un nuevo comienzo.
  2. Tu profesión ya no te apasiona y quieres afrontar nuevos retos.

El problema es que también tienes muchas dudas que te están frenando a la hora de dar el paso:

  • “¿De verdad seré capaz de volver a estudiar a mis 40?”
  • “¿Podré encontrar trabajo?”
  • “¿Qué opciones tengo para formarme?”
  • “¿Y qué estudios tienen más salidas ahora mismo?”

Pues no te preocupes, porque en este post vamos a resolverlas todas.

Y es que aquí te vamos a explicar todo lo que necesitas saber para elegir una formación que se ajuste a lo que necesitas.

Además, para responder a la última pregunta, al final del post te hablaremos de una profesión muy interesante para reciclarte (y te contaremos cómo puedes formarte en ella).

Venga, desempolva la mochila que toca regresar al cole.



✅ ¿Qué opciones tienes para volver a estudiar a los 40?

Salvo que hayas decidido estudiar para ampliar tus conocimientos, lo más normal es que tu objetivo sea buscar una formación que te dé trabajo.

Y si además puedes encontrarlo rápido, mejor que mejor.

Pero para eso, ¿qué opción es mejor? ¿Hacer una carrera, una formación profesional…?

Para responder a esa pregunta, lo mejor es que las analicemos una por una.

👉 1. Cursar una carrera en la universidad 

Seguramente hacer una carrera sea la primera posibilidad que te haya venido a la cabeza. Y no vamos a negar que tiene muchas ventajas:

  • Un título universitario normalmente conlleva mayor reconocimiento.
  • Para algunas profesiones es imprescindible hacer una carrera.
  • Tienes la opción de estudiar a distancia con la UNED.

Pero si tu prioridad es encontrar un trabajo cuanto antes, la universidad puede no ser la mejor opción, porque:

  • Vas a tardar mucho tiempo: hacer una carrera son 4 años como mínimo; si además lo haces mientras estás trabajando, puede llevarte incluso más.
  • El contenido suele ser muy teórico: esto depende de la carrera, pero normalmente el temario está poco vinculado con la realidad del mercado laboral.
  • Es difícil de compaginar: aunque puedas hacerlo a distancia, hay que invertir muchas horas. Además, en algunos casos los exámenes sí tienes que hacerlos de forma presencial.

Si hacer una carrera no encaja con lo que necesitas, no te preocupes, que aún nos quedan opciones por ver.

👉 2. Hacer una formación profesional

La formación profesional tiene una clara ventaja frente a la universidad: lo que enseñan es mucho más práctico.

De hecho, suele incluir un periodo de prácticas en empresa que resulta muy útil para aplicar lo que aprendas.

¿Sus desventajas?

  • Sigue siendo mucho tiempo: de media son dos cursos completos.
  • Tiene horarios rígidos: suelen ser estudios presenciales en turnos de mañana o de tarde, y si tienes un trabajo a jornada completa te será más difícil compaginarlo.

Pero hay una tercera vía…

👉 3. Estudiar un curso online

En los últimos años ha habido una auténtica explosión de la oferta formativa en Internet.

Las principales ventajas que tiene esta modalidad son que:

  • Es más fácil de compaginar: como estudias desde casa, puedes organizarte los horarios y avanzar a tu ritmo.
  • Puedes encontrar cursos intensivos (pero de calidad): algunos condensan en muy pocos meses todos los conocimientos que necesitas para ejercer una profesión concreta.

Pero por supuesto, tampoco está exenta de inconvenientes:

  • No siempre es fácil encontrar una formación de calidad: como la oferta es tan amplia, a veces resulta complicado diferenciar qué cursos valen realmente la pena. Pero no te preocupes, porque luego te daremos unos consejos para ayudarte con esto.
  • La mayoría no están regladas: lo que significa que no vas a tener un título oficial de un organismo público; aunque la realidad es que a la inmensa mayoría de las empresas no les importa si tu formación está reglada o no, sino que tengas los conocimientos necesarios para realizar tu trabajo.

Para nosotros esta es la mejor opción para volver a estudiar después de los 40, por la libertad que te da y por la gran oferta que existe.

✅ Las 5 preguntas que debes hacerte para encontrar la formación perfecta para ti

Sea cual sea la modalidad por la que te decidas, lo fundamental es que los estudios que elijas cumplan estos 2 requisitos:

  • Los contenidos sean de calidad.
  • Te permitan alcanzar tus objetivos (en este caso, que te ayuden a formarte en una profesión concreta y encontrar trabajo en ella).

Estos son los criterios que debes tener en cuenta para encontrar una formación que cumpla ambos.

👉 1. ¿Lo que voy a aprender tiene salidas?

Antes de ponerte a buscar un curso específico, hazte esta pregunta:

«¿La profesión que me interesa tiene demanda? ¿Voy a poder encontrar trabajo de esto una vez termine de estudiar?«. 

Para responder a esta pregunta, te damos algunas ideas:

  • Mira en portales de ofertas de trabajo: comprueba si hay muchas empresas que busquen personas con ese perfil. También puedes mirar en portales para profesionales independientes (freelances).
  • Busca información oficial: si, por ejemplo, has decidido reinventarte en el campo del marketing digital, lee noticias en las que se hable de ese sector, informes oficiales que hablen de las perspectivas a futuro… También puedes buscar blogs o podcasts de analistas y profesionales que hablen sobre estos temas.
  • Habla con profesionales de ese sector: busca en LinkedIn a personas que estén trabajando y pregúntales si ese nicho tiene demanda, cómo ven ellos el futuro, etc.
  • Habla con alumnos: antiguos alumnos que hayan pasado por la formación o que hayan dejado sus opiniones en Google o en la página web de la formación, es una fuente fundamental de información.

Ojo: nadie te garantiza que por formarte en una profesión concreta vayas a encontrar trabajo.

Pero desde luego, hacer esta investigación previa te dará mucha más seguridad.

👉 2. ¿Necesito conocimientos previos?

Otro aspecto que debes sopesar es si puedes empezar a formarte con lo que ya sabes.

Hay estudios que requieren nociones previas en ciertas materias. Por ejemplo, no puedes hacer la carrera de Informática o de Ingeniería sin tener conocimientos profundos de matemáticas.

Y esto también ocurre con algunas FP y cursos online.

Comprueba en el temario si parten desde cero o si hay conceptos que tú no conoces y que no se expliquen a lo largo de la formación.

Y si tienes dudas, contacta con los profesores y pregúntales.

NOTA: aparte de los conocimientos previos que requiera el curso, ten en cuenta que para entrar en una FP o en la universidad, tendrás que hacer pruebas de acceso y presentar ciertos títulos.

👉 3. ¿El contenido es práctico? ¿Me va a enseñar lo que necesitaré para trabajar?

De nada te sirve llenarte la cabeza de teoría si luego no sabes cómo aplicarla en tu día a día.

Por eso, cuando hablamos de un contenido práctico, nos referimos a dos cosas:

  • Que el temario incluya ejercicios que te ayuden a interiorizar la teoría.
  • Que el curso te enseñe todas las habilidades que vas a necesitar para ejercer esa profesión.

Porque si haces una formación actualizada y cercana a la realidad del mercado laboral, luego te será mucho más fácil encontrar salidas.

Y esto tiene mucho que ver con el siguiente punto…

👉 4. ¿Los instructores son profesionales con experiencia?

Una señal de que vas a recibir un contenido actualizado es que tus profesores hayan trabajado en ese sector.

Esto es importante porque así podrán ofrecerte consejos y enseñanzas extraídos de su propia experiencia, que te resultarán mucho más valiosos que cualquier explicación teórica.

Si además son profesionales que están en activo y siguen ejerciendo ese trabajo a la vez que imparten el curso, mucho mejor

👉 5. ¿Voy a poder compaginar la formación con mi actual trabajo?

Otro punto importante es que elijas unos estudios que sean compatibles con tu vida.

Esta es, de hecho, una de las razones por las que nosotros te recomendamos hacer una formación online, porque en estos casos tienes más libertad para decidir:

  • En qué horarios estudias.
  • A qué ritmo avanzas.

Esto te va a ser especialmente útil si además tienes que cuidar de tus hijos o tienes otras responsabilidades en tu día a día aparte del trabajo.

¡Nos vemos muy pronto!

Ana Pedroche

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.